Entre todas las medidas que está tomando el gobierno actual se encuentra el Real Decreto sobre Certificaciones Energéticas de Edificios Existentes que implica que cualquier vivienda que se venda o se alquile tiene que contar con un certificado de eficiencia energética, no importa si se trata de nueva o antigua construcción. Esta propuesta, de cuya puesta en marcha y seguimiento se encargarán las comunidades autónomas, se vuelve mucho más precisa y exigente con el doble objetivo de respetar y cuidar el medio ambiente así como crear empleo en el mercado de la rehabilitación, potenciado en los últimos años desde que estallara la burbuja inmobiliaria. Es más, responsables del informe ‘Una visión-país para el sector de la edificación en España’ proponen un plan para rehabilitar 10 millones de viviendas de aquí a 2050, así como otras instituciones calculan los puestos de empleo directos e indirectos que esta nueva edificación traerá consigo desde este año hasta 2050.

Desde *AMASCAL, sensibilizados con el amplio entorno en el que operan nuestros asociados y socios colaboradores, creemos que cualquier reforma normativa debería ir acompañada de un impulso en el cambio de mentalidad de las personas así como una sensibilización para hacer que la norma sea consecuencia natural y, simplemente, un instrumento de medida del comportamiento de los hogares y edificios públicos y/o privados. Se puede cuidar del medio ambiente y contribuir al ahorro y eficiencia energética con pequeños cambios de hábito a través del completo conocimiento.

 

 

Un tema muy conflictivo en España tiene que ver con la temperatura de la calefacción o el aire acondicionado normalmente regulados de forma incorrecta, haciendo, muchas veces, pasar frío en invierno y pasar calor en invierno. Pero, especialmente, el tema se complica cuando se trata de la calefacción. La nueva reglamentación en España aconseja regular la temperatura a 20ºC, un grado más representaría un 7% más de consumo, por ejemplo. Cuando se trata de calefacción central, no es difícil encontrar ventanas entreabiertas para contrarrestar el calor y muchas personas se olvidan de las válvulas termoestáticas capaces de regular la temperatura, pudiendo elegir por uno mismo a cuántos grados se quiere estar. Además, estudios sobre este tema estiman que entre el 25% y el 30% de la calefacción consumida en los hogares es destinada a cubrir las pérdidas de calor que se originan en las ventanas, estén abiertas o no, lo cual supone, por otro lado un foco más de atención.

Estos pequeños ejemplos son, simplemente, usos que hacemos de la energía en nuestra vida cotidiana y, muchas veces, no nos damos cuenta de que bastaría reflexionar sobre hasta dónde se cubren nuestras necesidades básicas –no pasar frío– y dónde empieza el derroche de energía. Pero todo esto no puede ocurrir repentinamente por la aprobación de un real decreto o cualquier otra normativa. Es un trabajo que requiere mucho tiempo, cuando se trata de cambiar hábitos y generar compromiso, hace falta que, desde la Administración y las instituciones competentes, se sigan potenciando las campañas de sensibilización, información y transmisión del conocimiento.

* AMASCAL es la Asociación de Mayoristas de Saneamiento, Calefacción, Fontanería, Gas, Aire Acondicionado y Afines. Esther Estévez es gerente de Amascal.

 
 
Tele-Clima: Aire acondicionado en Sevilla

 
 
 

 

 
 
Fuente: Alimarket.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desliza para verificar que no eres un robot *