La refrigeración por bomba de calor presenta unos resultados de eficiencia energética sobre los cuales no tiene competidor. Este sistema está pensado para proporcionar calefacción y refrigeración utilizando los mismos procesos. En vez de generar calor como, por ejemplo, las calderas, las bombas de calor bombean un líquido refrigerante muy frío que absorbe el calor del ambiente o de cualquier fuente cercana, pasa por un compresor elevador de temperatura y presión que lo transforma en vapor, saliendo dicho vapor irradiado al ambiente. El ciclo se completa cuando el refrigerante ha disipado todo el calor acumulado y se licua, descendiendo otra vez su presión y temperatura, reiniciándose así el ciclo nuevamente

La bomba de calor aporta las siguientes ventajas:

Reducción del consumo energético

Y es que la bomba de calor aporta más energía de la que consume (entre 2 y 3 veces más), a través de un sistema de circulación en el que el calor emitido es recapturado y devuelto al ambiente, con lo que se recupera energía “gratuita” del exterior que pasa a incorporarse como energía útil para la calefacción.

Ahorro

La reducción del consumo energético se traduce en un ahorro de entre el 30% y el 65% de energía. Además, tiene un coste inferior al de otros sistemas de calefacción.

Disminución de las emisiones de CO2

Calor y refrigeración

Actualmente, los aparatos de climatización incorporan frío y calor, lo que reduce los costes. Por otro lado, su mantenimiento es menor que con otros sistemas de calefacción.

Mejor control de la temperatura, pudiendo simultanear frío y calor.

http://www.sistemascalefaccion.com/imagenes/sistema-bomba-calor.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desliza para verificar que no eres un robot *